En la mayoría de los casos, un profesional insatisfecho en su lugar de trabajo optará antes por buscar un nuevo empleo, que por reunirse y hablar de la situación con su responsable o el departamento de recursos humanos de la compañía.

Cuando un profesional está en busca de un nuevo empleo, no suele comunicárselo a su supervisor hasta haber conseguido un nuevo puesto. Para la mayoría, tener esta conversación es bastante complicado e incluso intimidante.

Francisco Calvo, Senior Manager en Walters People, empresa de selección y trabajo temporal especializada en perfiles junior, técnicos, de gestión y apoyo cualificado, ha realizado miles de entrevistas a candidatos durante toda su carrera. De esta experiencia ha analizado cuáles son las razones principales por las que un profesional busca cambiar de compañía y, en este artículo, nos recomienda cómo abordar el tema de la insatisfacción directamente con tu jefe o manager.

No ser feliz en el trabajo sigue siendo un tema tabú  

“Mientras siga habiendo profesionales que no comparten su situación de descontento con la empresa hasta que ya tienen una oferta de otra compañía sobre la mesa, el resto va a continuar preocupado por el qué dirán y no buscarán un feedback constructivo de parte de su jefe”, opina Francisco Calvo.

Los profesionales no son los únicos que sienten que hablar sobre el descontento laboral es algo tabú, sino que numerosos responsables dentro de las organizaciones encuentran complicado comenzar la conversación con un trabajador insatisfecho. Esto es aún más acuciante si en el pasado han vivido algún tipo de conflicto por la falta de comunicación entre ambas partes.

“Un manager suele intuir cuando alguien de su equipo no está contento con sus responsabilidades, compañeros o cultura corporativa, ya que suelen estar más distraídos en el día a día y su productividad baja en picado”, comenta Francisco.

Cuál es el mejor modo de contar que no se está feliz en el trabajo 

Para empezar, es importante ser abierto y honesto sobre las razones por las que no se está tan ilusionado en el trabajo como antes. Dos de las razones más comunes son la falta de perspectivas de crecimiento dentro de la compañía y percibir un salario por debajo de la banda salarial del puesto y sector. Otras razones suelen ser la sensación de sentirse minusvalorado, la falta de desafíos o no verse identificado con los valores culturales de la organización.

“A la hora de hablar con tu jefe, mi consejo es que no te centres en su persona, sino que uses argumentos racionales de por qué ya no te sientes tan a gusto en la compañía como antes”, aconseja Francisco Calvo.

Para conseguir ser claro y conciso en la argumentación, previamente es necesario hacer un repaso de qué es lo que se quiere cambiar y cómo debería llevarse a cabo. Siempre manteniendo la profesionalidad y la calma.

Francisco añade: “Si crees que mereces un salario mayor al que percibes en la actualidad, puedes usar herramientas para comparar la banda salarial para tu puesto o sector, y así negociar con datos relevantes. ¿Te preocupa la falta de oportunidades de crecimiento? Entonces, habla con tu manager y ofrécele nuevos objetivos y los pasos para que tu plan de carrera te devuelva la ilusión de ir a trabajar cada día”.

Qué hacer cuando ya no hay solución

Si tras reunirse con la persona responsable del equipo y haber compartido las inquietudes y objetivos a cumplir, no se mejora la situación dentro de la compañía, es el momento de incorporarse al mercado de búsqueda de empleo.

Una vez el profesional tiene una oferta laboral en otra organización, se recomienda solicitar una entrevista de salida al manager o al responsable de recursos humanos en su defecto.

“Las entrevistas de salida son una estrategia que da a ambas partes la oportunidad de saber en qué está fallando la compañía en materia de capital humano. Un proceso de salida es importante debido a que los profesionales que ya no forman parte de la compañía están más abiertos a compartir cuáles son los puntos de mejora y cuáles son las razones que le llevaron a abandonar la compañía”, concluye Francisco Calvo. 

 

Sala de prensa

»