7 aspectos clave a considerar si tienes dificultades para tomar una decisión final.

woman with  megaphone

1. Piensa a largo plazo

Una de las principales razones por las cuales las personas cambian de trabajo es para progresar en su carrera laboral, por lo que cuando decidas qué próximo paso profesional quieres tomar, es probable que debas tener en cuenta este factor de fondo. Cada decisión que tomes ahora tendrá un impacto futuro en tu desarrollo y progreso profesional, por lo que es crucial que tu elección se haga de forma meditada y responsable.

2. Pregúntate qué factores te impulsaron a desear cambiar de trabajo en un primer lugar

Al considerar cada oferta de trabajo, pregúntate si cumple con las características y requisitos por las cuales te decidiste a buscar una nueva oportunidad profesional. Es probable que experimentes "factores de empuje" que te alejen de tu cargo actual, pero si el nuevo puesto que se te ofrece no aborda con éxito tus inquietudes fundamentales (un mayor plan de carrera, mayores responsabilidades, condiciones laborales más favorables, la oportunidad de realizar otro tipo de funciones, una mayor conciliación familiar, una cultura corporativa más afín a tu personalidad profesional…), podrías llegar a sentirte insatisfech@ y a cuestionarte si valió la pena el cambio.

3. Valora el balance que quieres alcanzar ahora entre tu vida personal y profesional

El equilibrio entre trabajo y vida personal significa diferentes cosas para cada persona, así que debes valorar el impacto que tendrá cada uno de los puestos que se te ofrecen en tus propias necesidades y motivaciones”, aconseja Alexandre Coffin, Director de Walters People en España. Por ejemplo, si tienes responsabilidades familiares, la posibilidad de trabajar desde casa, de contar con flexibilidad horaria, de que la empresa disponga de una guardería, de que la oficina se encuentre cerca de tu casa…podrían resultar factores cruciales a la hora de tomar una decisión final. Sin embargo, habrá otros profesionales que prefieran en este momento de su carrera y por sus circunstancias personales actuales, disfrutar de otro tipo de beneficios más enfocados a la vida social de la empresa (eventos corporativos, viajes internacionales de formación, etc).  

4. Evalúa qué cultura corporativa es más afín a ti

"La cultura de una empresa es de vital importancia a la hora de decidir qué oferta deberías aceptar ya que has de asegurarte de que disfrutarás de tu trabajo diario", expone Coffin. Lo que constituye un buen encaje cultural dependerá en gran medida de cada persona, por lo que debes buscar pistas que te ayuden a valorar qué lugar de trabajo es más afín a ti: pregunta a amigos, familiares o compañeros que conozcan algunas de las empresas qué opinión tienen de ellas, echa un vistazo a sus canales corporativos (LinkedIn, Facebook, Twitter, Instagram…), así como a los comentarios de empleados y ex empleados en Google Review o Glassdoor para evaluar cómo te sentirías en este ambiente profesional.

5. Reflexiona sobre los procesos de entrevista realizados con cada compañía

“Durante el proceso de entrevista es donde habitualmente ocurre la magia, pues te ofrece la oportunidad perfecta para obtener una buena comprensión de cómo opera la empresa a nivel profesional y personal”, comenta Coffin. Si bien es difícil construir una imagen completamente precisa de los puestos, debería ofrecerte una idea aproximada de qué podrías esperar de cada uno de ellos. A través de las diferentes fases de selección te puedes ir imaginando cómo sería trabajar en la compañía, cómo es su cultura corporativa, cuál es su ambiente laboral y con qué tipo de responsables y compañeros te relacionarías, una información que te ayudará significativamente a tu proceso de toma de la decisión final.

6. No te dejes cegar únicamente por el salario

Si bien la remuneración es obviamente un aspecto importante, no debe ser el único factor que determine si aceptas o rechazas una oferta. Uno de los puestos podría ofrecerte beneficios de tipo intangible como una mayor formación, una mayor responsabilidad o visibilidad profesional, que te puedan interesar más que un alto salario en este momento de tu carrera profesional. Si deseas tomar una decisión imparcial, ignora el paquete salarial y concéntrate en cuál de las dos ofertas de empleo te entusiasma más. Piensa en las funciones y puestos en los cuales has disfrutado más de tu trabajo en el pasado. ¿Cuál de estas dos ofertas de empleo se acercaría más a la hora de recrear ese contexto de satisfacción, autorrealización y motivación laboral y personal?

7. Confía en tu instinto

Si hiciste las preguntas adecuadas durante tus procesos de entrevista e investigaste tanto a las empresas como los puestos específicos que están ofreciendo, deberías estar en una buena posición para tomar una decisión sensata e informada sobre qué dirección deberías tomar. Sin embargo, asumir un nuevo trabajo en una nueva compañía nunca estará exento de riesgos, independientemente de cuánto se haya pensado en este cambio. "Ser reacio al riesgo no es una mala cualidad cuando se busca cambiar de trabajo, pero en algún momento, ¡es posible que tengas que confiar en tu instinto y dar ese salto de fe!", concluye Coffin.

Descubre cómo proteger tu marca personal en las redes sociales.

»

Sala de prensa

»