Una carta de presentación o cover letter es tan importante como el CV a la hora de presentar tu candidatura a una oferta de empleo.

En muchas ocasiones, los responsables de recursos humanos no dedican más de un minuto a cada candidatura, por lo que la carta de presentación es una excelente oportunidad para llamar su atención y destacar sobre el resto de candidatos.

Investigar sobre la empresa contratante y dedicar tiempo a personalizar tu carta de presentación, asegurando que el contenido sea interesante para el responsable de selección, puede marcar la diferencia en la forma en cómo tu candidatura será recibida y evaluada.

man working

La investigación previa es esencial

En la carta de presentación puedes ampliar aquello que ya sabes sobre la compañía. Para ello, deberás realizar una buena investigación sobre la misma y observar con detenimiento la descripción de las funciones de la oferta de empleo antes de comenzar a escribir.

Realizar una búsqueda exhaustiva sobre la empresa demuestra iniciativa, e indica que realmente estás interesado en el empleo. Por otro lado, esta investigación permite percibir el estilo y la cultura de la empresa, facilitando así la inclusión de la terminología correcta para que la redacción de tu carta encaje perfectamente con la compañía.

Dirige tu carta a una persona en concreto

Lo último que quieres es que tu carta y tu CV lleguen a la persona errónea o que, en el peor de los casos, nadie los reciba. Los datos de la persona de contacto suelen aparecer habitualmente en las ofertas de empleo, por lo que tu carta deberá dirigirse específicamente a la misma.

Sin embargo, si no aparece ninguna persona de contacto, puedes dirigirla a la persona responsable del departamento para el cual vas a presentar tu candidatura. Dirigirse a una persona en concreto, en lugar de hacer una entradilla genérica, marca la diferencia. Además, demuestra que te has preocupado en investigar quiénes son las personas dentro de la compañía, y este detalle siempre causará una buena impresión.

No te limites a copiar tu CV

La carta de presentación es la oportunidad de ampliar el contenido del CV, por lo que no es necesario repetir tu lista de cualificaciones y experiencia, sino que es mejor optar por señalar cómo tu incorporación podría aumentar el valor de la compañía.

Una buena manera de demostrar cómo puedes aumentar el valor a una empresa, es a través de ejemplos concretos de trabajo que hayas realizado, y que se relacionen directamente con los requisitos de la función para la cual te vas a presentar.

Escribe dos o tres frases para explicar las funciones de tu puesto anterior, cómo las ejecutaste con éxito, y de qué forma éstas beneficiaron a la empresa.

Sé conciso

La mayoría de las empresas prefiere recibir cartas de presentación que tengan una extensión máxima de una página: demasiado corta puede parecer que no te has esforzado mucho, y por el contrario, si es demasiado larga corres el riesgo de que el lector pierda el interés.

Las mejores cartas tienen tres párrafos o media página de texto, que es la longitud suficiente para conseguirse vender a la empresa en la cual deseas trabajar, sin dar demasiada información innecesaria.

Pídele a alguien que revise tu carta

Errores ortográficos y tipográficos en un texto pueden hacer la diferencia entre dos candidatos, o hacer con que tu candidatura sea descartada por demostrar una falta de atención al detalle.

Una vez que hayas terminado tu carta de presentación pídele a alguien que la revise, de cara a evitar cualquier error y garantizar que no se te escapa nada.

Finalmente, verifica si la gramática y la ortografía están bien, analiza si la redacción de la carta tiene sentido y si las frases son claras y concisas.


Tras acometer estos cinco pasos, ya puedes enviar tu candidatura... ¡Buena suerte!

¿Quieres saber cómo potenciar los 5 primeros minutos de tu próxima entrevista de empleo?

»

Sala de prensa

»